Cours camarade, le vieux monde est derrière toi

Más reciente

La ley de la montaña rusa

Sobre un abismo descanso, casi nunca en paz, atento a lo que otros cuentan sin que al final tampoco me llegue a importar.
Atravieso los días como una sombra que huye del sol, ataviado con una capa larga y un chambergo…¡sólo verás mi cara cuando yo te la deje ver!
Soy un amotinado en potencia, unas aspas que esperan al viento para empezar a girar, y no cuento los días.
 
(Cuento días cuando hay algo que esperar, cuando el horizonte deja de ser llano y aburrido para prometer el obstáculo, la carretera zigzagueante que me subirá hacia el lugar en el que la nubes rozan la tierra).
 
Sobre un abismo me retuerzo y llamo en vano, harto de coleccionar nombres que tendré que olvidar, exhausto de trabajar para nada, fatigado por el discurrir de las cosas que se empecinan en quedar siempre mal.
 
Ocasionalmente consigo llegar al mar para ver cómo cae en él la estrella que lo incendiará, y mi memoria se vuelve azul y mis promesas quedan anaranjadas y…me olvido del abismo.
chambergo
joss, El amotinado

La ley de los bárbaros

“La alegría está hecha de un material maleable y el menor roce con la intemperie la desfigura hasta hacerla irreconocible, o la fragmenta en múltiples sucedáneos emparentados con la barbarie”.

José Caballero Bonald

Nadie sabe cuándo ni cómo ocurrió, pero la barbarie se sofisticó para quedarse ¿definitivamente? entre nosotros.
Los fieros, los crueles de hoy, se mueven con guante blanco, hablan como los malos libros y aparentan ser refinados.
Barbarie también es el apellido de los rústicos que nos ahogan con sus falta de cultura y sus malos modales.

Los bárbaros viven entre nosotros, tú los conoces como yo, se sientan junto a ti en el trabajo, se casan con tu hermano/a, viven en el piso de encima, en el chalé de al lado o en el palacete de un barrio “noble” y salen a la calle con chóferes y guardaespaldas.
Son- con sus verdades como puños y con sus juicios sumarísimos- portada de los periódicos, cabeceras de los telediarios, protagonistas de las tertulias y/o bocazas en las barras de un bar.
No confían en nada ni en nadie, ni tan siquiera en ellos ya que tienen miedo a que otros no quieran compartir el hedor de su podredumbre vital.
Quieren envilecer todo lo que tocan porque no soportan el divino olor de una bella flor. No importa su , edad, sexo o condición porque la nada y el vacío no seleccionan, simplemente se instalan allá donde les quieran albergar.

Bárbaros los que no transigen ni mesuran, los que no reparan ni ayudan, los que no reculan ni frenan, los que maldicen y condenan, los que imponen y violentan.

Y bárbaros los que se aprovechan, los que desvalijan, los que desvirtúan, los que defraudan, los que despojan, los que carecen de ética e integridad, los que embaucan y desconciertan.

¿Quién no fue bárbaro alguna vez?

Fabricamos la alegría en la sombra, en “petit comité”, para que crezca lejos de las miradas malintencionadas y cuando, tras vacilar mil veces, la exponemos públicamente, rezamos para que nadie nos la venga a robar.

joss moli

De votos y de hombres

¡Cañete es el puto amo, de otros tiempos pero el puto amo! 
A pesar de que intelectualmente no deba de ser capaz ni de arrinconar a un garbanzo cocido, este hombre va a ganar las próximas elecciones en nombre del PP y quizá termine como comisario de no se sabe qué institución europea. Cierto es que sus principales adversarios políticos (PSOE) tampoco andan sobrados de candidatos con muchas referencias éticas, cognitivas y profesionales para oponerse a él, pero así todo, este sigue siendo el país en el que todo se perdona/olvida. Sírvanse como ejemplo, estas joyas de la retórica Cañetera:

Año 2000 (Por mis santos cojones):

“Sale por cojones. Porque el Plan Hidrológico o sale en esta legislatura o no sale nunca. Porque pasan dos cosas: que tenemos mayoría y hemos perdido en Aragón. Yo se lo digo ahora que va a ser así. Esta vez sale por narices

“El regadío hay que utilizarlo como a las mujeres, con mucho cuidado, que le pueden perder a uno”.

Año 2008 (¡¡Camarero, una de mero!!):

“Aquellos camareros maravillosos que teníamos, que le pedíamos uno cortado, un nosequé, mi tostada con crema, la mía con manteca colorada, cerdo, y a mí uno de boquerones en vinagre y venían y te lo traían rápidamente y con una enorme eficacia”.

Año 2013 (El monstruo de las galletas):

“Yo veo un yogur y ya puede poner la fecha que quiera que yo me lo voy a comer”.

“Me ducho con agua fría, antes de consumir medio litro más”. (¡qué calentón tengo!)
Estas fueron sus palabras durante su participación en la presentación en España dela iniciativa de la Comisaría Europea de Acción por el Clima)

Año 2014 (Voy para Nobel):

“Si haces un abuso de superioridad intelectual, parece que eres un machista y estás acorralando a una mujer indefensa”.

Y digo yo; ¿No habrá otras opciones que no sean las de votar siempre a estos del PP o aquellos del PSOE?… ¡Me cago en el voto “útil”!

joss-Tibur (Nuestro hombre en Bruselas)

Ayer quedé con dos amigos de esos que marcan y acompasan siempre tu vida.

 No son gente cualquiera, no son de los que piensan por ti, ni de los que te dan consejos. ni tan siquiera son de los que escuchan atentamente y menos de los que oipnan si tú no se lo pides.

Antes de nada y de todo, se van a partir el culo, sea lo que sea lo que les cuentes, se van a reír contigo e incluso de ti..¡qué par de cabrones!

 Son personas que nunca tienen problema en dejarse (por mí) utilizar y/o  ridiculizar si fuera o fuese necesario. Porque saben que el dolor, la ira, o el simple malestar anímico y/o emocional, te hacen tener conductas y modales, a veces  incontrolados. Todo les vale si viene de su colega, no hay “peros”, ni límites, ni cosas que yo ne les pueda decir/hacer.

Los tres sabemos, que entre nosotros manda siempre la ley del Viceversa.

Conocen el silencio, lo manejan como verdaderos artistas.

Conocen el poder de una sola de sus palabras, lo utilizan con prudencia.

Conocen al otro, porque no pretenden dar lecciones.

Conocen lo mismo que yo conozco, porque cuando estamos juntos, los otros dos

siempre son prioridad.

y sobre todo, conocen el sentido del humor, porque en nuestra relación, no existen la susceptibilidades.

¡¡Vaya duo, vaya amigos/hermanos del alma que tengo!

Dichoso aquél que siempre será bien recibido en el corazón y en la cabeza de los demás.

joss, Carta a Pacoy Q (no os doy las gracias porque no os las merecéis..joputas…jajajajajaja)

Me gustaYa no me gusta · · Compartir · Eliminar

La ley de la memoria

Existe-en un pueblo de cuyo nombre no me quiero acordar-una pasarela. Muchos, ciegos por propia voluntad, dicen que desapareció, que quizás el despiadado viento enloquecedor de la llanura manchega, se la llevó en una aciaga nochede invierno.. 

Quieren convencerse de que no existen estados intermedios para la existencia de las cosas. 

¿Cómo explicarle a quien nunca se sobresaltó ante un cuadro de Cézanne, los millones de matices que viven entre dos colores? 

Pero yo la sigo viendo ahí, en su sitio de siempre, bailando al compas de esos alisios ,que en algunas horas del día suavizan las tórridas embestidas del implacable sol de mi tierra.

Desde su altura contemplo la estación de tren, que me devuelve agradecida, su presencia plácida y serena. 

En el horizonte hay molinos y tierras ocres de necesidad, una vieja locomotora de vapor, espera el final de los tiempos, apartada de todo y de todos, en una desafectada vía. 

El conmovedor silencio solo se ve , más que alterado; mecido, por el zigzagueante y evocador vuelo de una mosca. 

En el centro de mi mundo y desde la época de mi infancia, ahí encuentro la paz. 

Cierro los ojos para mejor verla. frágil, vieja y medio oxidada, desafía desde su muda resistencia a desaparecer, a quienes no tienen habilitados en sus gélidos corazones, los lugares donde nacen la nostalgia, la sensibilidad y los sentimientos mágicos. 

Mientras yo exista, siempre vivirás, vieja pasarela, porque una lágrima mía fue vertida para ti. 

 Joss, Desde la pasarela

Ley de vida

                                                           Escucha Pink Floyd

Existe un lugar, no sé dónde ni sé cuando, por el que aún deambulan nuestras sonrisas de niños.
En él, cargadas de todas las ilusiones que nos nutrieron un día, hacen para siempre de sus vidas, un sueño que toma cuerpo, de forma y manera tan real y alegre, como la despreocupación que arropa a aquél que se va a la cama tras haber sentido en todo su ser, el cálido abrazo de una felicidad que, en ese preciso instante, siente como propia y para nada pasajera.
Algunos, anquilosados de mente, le quieren poner nombre. Otros, desvertebrados emocionales, le quieren dar forma.

No quieren saber y menos reconocer, que no existen fronteras trazadas ni separaciones tangibles, entre lo que se vive y lo que se anhela encontrar.
Quienes adolecen de incapacidad utópica, intentan doblegar sin éxito, la dura realidad en la que se han sumergido, a sus anhelos más íntimos que, ya a estas alturas de sus existencias, les resultan inconfesables.

Habla Maria:

-… sigo buscando figuritas en la nubes, a ver si me ayudan a aclarar la oscuridad que tiene a día de hoy mi cerebro… 
 
Decía Charles:
 
-Dime, hombre, enigmático, ¿a quién amas tú más? ¿A tu padre, a tu madre, a tu hermana, a tu hermano?
-Yo no tengo ni padre, ni madre, ni hermana, ni hermano.
-¿A tus amigos?
-Os servís de una palabra cuyo sentido desconozco hasta hoy.
-¿A tu patria?
…-Ignoro bajo qué latitud está situada.
-¿La belleza?
-De buena gana la amaría, diosa e inmortal.
-¿El oro?
-Lo odio, como vosotros odiáis a Dios.
¿Pues qué es lo que amas, extraordinario extranjero?
-¡Amo las nubes… las nubes que pasan… allá lejos… las maravillosas nubes!
 
 

 
Para aquellos que dan cobijo a ese insaciable agujero negro que amenaza con devorarlo todo, en nombre de la cordura y de un peculiar sentido de la responsabilidad que les esclaviza, porque son totalmente dependientes de ese dinero que utilizarán para pagar hipotecas, facturas, prestamos y bienes materiales casi siempre superfluos; habla joss:
No dejes que el dinero deje de ser para ti, un mediocre sirviente para pasar a convertirse un en estupendo amo. 
 
Para los que se esfuerzan en pisar siempre tierra firme porque piensan que solo las aves pueden volar.
Para quienes entierran la compasión y la humildad bajo toneladas de hipocresías y mentiras.
Para todos los que buscan dioses que les perdonen porque no supieron ni quisieron rectificar a tiempo.
Para ti, que te preocupas más por el “qué quiero ser” que por el “cómo quiero ser”. 
Para esos que dejan su futuro en manos de otros; habla Lori:
A los peces muertos, se les lleva la corriente 
 
Hay  días en el que nos amenaza la oscuridad, sin saber por qué, huimos como cobardes, y sin saber el motivo, cedemos como unos lacios, ante ella.
Avizoramos el abismo que se nos ofrece como si de una rica golosina se tratase, pero de repente surge la palabra.
Aquella a la que nos tendremos que agarrar como última esperanza, esa que trae a nuestra memoria unos inocentes juegos infantiles, aquella que nos emociona al recordar la mano que nos fue tendida, la palabra bonita, alegre e inocente que, un día, encontramos en una mirada.
Y de nuevo miramos hacia el cielo, buscando nubes, para encontrar en ellas, los intangibles mundos por los que también y sobre todo, deberemos caminar.
 
Habla joss:
-Sé de un jardín en el que existen unas extrañas flores: Los sentimientos y las Emociones.
¿Cómo definirte algo que es infinitamente grande y que nace de algo infinitamente pequeño?
En el vergel de la infancia y de la juventud, crecen libres y a su aire, nos embriagan sin mesura con sus perfumes.
En el parque de la madurez, las queremos domesticadas, para ello, muchas veces las podamos en exceso.
En el pequeño huerto de la vejez, las mimamos sin contar, esperando que nunca mueran, mientras reflexionamos y nos preguntamos: ¿Cuantas vidas hubieran cabido en una vida?
 

En los muchos posibles mundos podemos superarnos y resistir, aunque debamos esperar para sobrevivir.

Caben las posibilidades de que pudiéramos conquistar sin morir y de que para vencer, tuviéramos que sufrir.

¡Podemos!

Las fuerzas y las ganas, tendremos que unir

¡Podemos!

En nuestras individualidades compartidas se encuentran los recursos necesarios

 y sabremos apurarlos porque somos conscientes de la excepcionalidad del acontecimiento.

Inagotables reservas de paciencia y tesón duermen en nuestros adentros.

Aquello que se nos antojó imposible, hoy o mañana será realidad.

Lo antaño insospechado nos alumbrará con sus luces.

Superaremos aquellas pruebas impuestas por el tiempo y las distancias, porque
en nuestro hatillo viajan ingentes cantidades de artilugios protectores
Es la hora de abrir equipajes, de sacar tesoros acumulados, esos que nos permitirán engañar las viles realidades, que siempre insistieron en ganarnos para su desordenado orden.
 

1- Dejé de ser humano para ser alguien ¡Sufro! El vacío y el frío viven en mí.
2- El recuerdo de las risas y de las lágrimas de niño me asalta desde mi memoria.
3- No basta con ganar, no basta con ser el último que queda en pie.
4-Lucho contra mí, antes de luchar contra los otros

5- Me pregunto, si seré mejor persona después, y cual es la diferencia entre ganar o perder, insistir o desistir, odiar o querer.
6- El combate, corto, a penas dura el tiempo de un suspiro.
7- Canto como sólo canta aquel que ha ganado
8- Celebro mi victoria como si fuera la de todos.
9- Coloco la corona de laurel sobre mi retrato 

 
¡Hay que estar demasiado cuerdo y muy muerto, para vivir sin miedo y para no osar alejarse, de cuando en cuando, de tanta realidad!
 
Joss, Carta a los vivos.

La ley del viajero

Escucha El Rostro de la medusa

Me llamo Tiempomimplacablenemigo, vengo de un lugar lejano llamado Emsn Espaces, que tendrás que buscar- asumiendo tú todos los riesgos- entre dos agujeros negros, en el cuadrante teruterujoss de la galaxia Gué.

Allí estaban mi casa y las de tantos otros amigos más, hasta que un día el Gran Constructor, por boca de su sacerdotisa Joth Maïl,  nos hizo llegar su voluntad:

-“Este mundo que conocierais, ahora llega a su fin porque así lo quiero yo. ¡Largaos! Y llevaos con vosotros aquellas palabras que fueron sembradas en él. Porque fueron, son y serán el único y más preciado tesoro que jamas poseísteis. Lleváoslas a nuevos lares en donde podrán ser acogidas ¡Corred, corred! tal es vuestro destino; el de morir continuamente en unos mundos para renacer en otros diferentes, y el de vivir siempre como si fuerais a morir mañana.

Joss